Skip to content

#Calcetines antibacteriales y vitrinas #interactivas son una realidad

Cientos de inventos se quedan en proyectos, ya sea porque no son viables financieramente o porque su utilidad es discutible. Mientras eso sucede, surgen otras muchas invenciones que resultan ser exitosas, ya que además de ser ingeniosas, traen beneficios a las personas, y en algunos casos, hasta recreación y diversión. Es el caso de las dos innovaciones que les traemos en esta entrega.

Uno de los problemas que se propone resolver la primera novedad, es el indeseado “mal olor” de los calcetines. No hay una forma bonita de decirlo, es así de simple: cuando se pasan muchas horas con zapatos y medias, los pies sudan, y se pueden producir olores no agradables, y hasta lesiones en la piel.

Pero, calma, científicos brillantes de España, consiguieron crear el primer tejido antibacteriano para fabricar calcetines que no genera efectos colaterales en la piel. La fibra, con propiedades para absorber fluidos y la humedad, fue provista con una solución de zinc y otros componentes bactericidas para convertirla en la perfecta solución para las prendas de vestir que estén en contacto permanente con la piel. Por ahora, solo serán calcetines antibacteriales (previenen hongos y picores), pero en el futuro habrá todo tipo de atuendos que nos protejan de infecciones y malos olores.

Pasando a otra área, pero sin dejar atrás la ropa, la tecnología transformará la forma en como las personas se sienten frente a las vitrinas de una tienda. La realidad aumentada, esa que combina la información física con la virtual, está siendo usada por la empresa Net-a-Porter para convertir los exhibidores en la antesala una experiencia surreal.

Las formas son glamorosas: los clientes con iPad o iPhone, pueden colocarlos frente a los escaparates para disfrutar de un desfile virtual de la prenda seleccionada. También para conocer del precio, tallas disponibles y toda la información que requieran, así como la opción de compra. Ésto y más ofrecen las vitrinas de ahora, y además prepárense para disfrutar de otras formas de promoción, como las vallas interactivas, que junto a una aplicación descargada al teléfono, permitirá aprovechar ofertas y otras beneficios que las marcas o empresas ofrezcan, sin tener que ir a la tienda.

Advertisements

¡Hey #líderes!, tienen que escuchar

Aunque parezca sobreentendido que en la práctica empresarial se debe escuchar a los empleados, en realidad no es precisamente una actitud cotidiana en el mundo de los directivos. Preguntar, sopesar opiniones, establecer relaciones productivas, no son el pan nuestro de cada día, pero como el tiempo es oro, el investigador y autor del libro Liderando con Inteligencia Cultural, David Livermore, advierte que en medio de la era digital, no hay excusas para no lograr el consenso dentro de un equipo de trabajo.

Es tiempo de escuchar, y por ello la recomendación es usar las reuniones de trabajo o el contacto en línea, para cultivar relaciones con los empleados sustentadas en el intercambio de ideas, que lleven a soluciones que se ajusten a las necesidades del negocio, pero también del equipo.

Livermore bien lo explica: un grupo descontento con su jefe puede considerar, que a final de cuentas, las decisiones tomadas por la directiva deben ser acatadas sin escuchar la opinión del equipo, y un mal directivo preferirá evadir las opiniones de los empleados ante el temor de reconocer que se equivoca en su gestión.

Es allí, donde está el reto de los líderes de ahora y más del futuro para no quedarse atrás en la carrera del mundo globalizado. Deben facilitar los encuentros y mostrarse a rajatabla, y la mejor forma  es interrelacionándose de manera eficaz, priorizando los tópicos a ser abordados en los contactos laborales.

Es así, como Livermore sugiere cuatro ideas para que todo el mundo conecte con el objetivo empresarial: preguntar al equipo lo que necesitan para hacer bien el trabajo; qué han usado en el pasado que los ha ayudado; exponer las expectativas que se tiene sobre el proyecto y el grupo y debatir el plan de trabajo para que se adapte a las necesidades de todos.

Conseguir sinergia no es tarea fácil, pero bien vale empezar por escuchar.